Morillejo se une a la fiesta

Almaraz y Morillejo comparten patrón: San Roque. El municipio alcarreño abre hoy las puertas del recinto ferial y da paso a varios días de fiesta en los que están programadas más de cincuenta actividades para todos los gustos y edades: música, deporte, tapeo… Esperamos que todos disfrutéis de este puente, nos vemos a la vuelta de las vacaciones.

Morillejo

Carrascosa de Tajo y Morillejo, un poco más cerca

[cc_facebook_like]
Hace unas semanas, la Confederación Hidrográfica del Tajo inauguró el nuevo paso que une Carrascosa de Tajo (pedanía de Cifuentes) y Morillejo (pedanía de Trillo). Se trata de una obra de gran importancia para la zona al ser el único acceso sobre el río en muchos kilómetros. Este paso inundable permitirá el tránsito de personas y vehículos sin entorpecer la capacidad hidráulica del cauce del Tajo.

El presupuesto de ejecución ha sido de 231.366 euros y para la obra se han utilizado ocho marcos prefabricados dispuestos en tres filas, de tal forma que el agua fluya bajo el badén existiendo pocas posibilidades de oclusión causada por la vegetación arrastrada o por objetos flotantes. Además se han realizado otras tareas, tales como la construcción de terraplenes de acceso o el hormigonado de la losa superior del paso, todo ello respetando la naturaleza existente en la ribera.

Carrascosa de Tajo y Morillejo ahora están un poco más cerca.

Brindemos por 2012 con una copita de “churú”

[cc_facebook_like]

¡Feliz año a todos! Probablemente, en Morillejo más de una familia habrá brindado por el nuevo año con una copita de churú, la particular bebida de esta pedanía de Trillo.

Gerardo Sotodosos, vecino de Morillejo, nos ha desvelado el secreto de elaboración de este vino que tradicionalmente se ha bebido en las matanzas. El primer paso es vendimiar la uva en el momento justo, pues cuanto más maduro esté el fruto, mejor. La costumbre es recolectar durante la fiesta del Pilar, en octubre. El churú se compone de tres partes de mosto, que le aportan dulzor sin necesidad de añadir azúcar, por una de aguardiente. Gerardo destaca que el caldo debe estar recién extraído de la uva, habiendo reposado tan sólo un día para que la suciedad que lo enturbia baje al culo del recipiente sin que el líquido rompa a cocer. Se trata de una bebida efímera que hay que consumir en menos de un año para que no pierda sabor.

Según Gerardo, el churú coge un color apropiado utilizando un aguardiente de 52 a 54 grados, y se mezcla sin remover con el mosto colado que cae por decantación a través de una gomita.

Un mes más tarde ya se puede catar, aunque la tradición es hacerlo el 8 de diciembre, día de la Purísima, patrona local junto a San Roque. Esa mañana, al salir de misa los morillejanos toman el primer chupito del año.

Si haces turismo rural por esta zona, ¡tómate una copita de churú!