El Museo del Louvre de París exhibirá piezas halladas en Romangordo

Los arqueólogos que trabajan en la campaña de 2014 de Medina Albalat están muy satisfechos. Y no sólo porque este año hayan terminado de excavar un patio árabe enlosado, sino porque además un total de 18 piezas halladas en anteriores campañas se exhibirán en el Museo del Louvre. La exposición, que estará en París desde octubre hasta enero, se titulará Marruecos medieval 1053-1465 y también se podrá visitar en Rabat en marzo de 2015.

La colección actualmente se encuentra en el Museo de Cáceres y está compuesta por ocho dinares de oro, un peón y una torre de un juego de ajedrez, un molde hecho en piedra para la fundición de amuletos metálicos, un recipiente cerámico para alimentos, un amuleto de plomo y cinco puntas de flecha y de jabalina elaboradas en hierro. Todos los materiales proceden de la época denominada al-Andalus.

Desde CNAT deseamos a Sophie Gilotte y a su equipo de voluntarios que sigan cosechando éxitos.

El suelo de esta antigua ciudad cada vez se ve con mayor claridad, gracias al trabajo de los arqueólogos.

El suelo de esta antigua ciudad cada vez se ve con mayor claridad, gracias al trabajo de los arqueólogos.

Medina Albalat ya es un Bien de Interés Cultural

[cc_facebook_like]

Hoy hemos recibido una buena noticia: el yacimiento arqueológico de Medina Albalat ha sido declarado Bien de Interés Cultural por el Consejo de Gobierno de Extremadura.

En este blog hemos ido siguiendo paso a paso las campañas de excavación que cada verano realiza un grupo de arqueólogos voluntarios encabezados por Sophie Gilotte. Por este motivo el reconocimiento de su valor patrimonial nos ha hecho mucha ilusión. Desde CNA queremos dar la enhorabuena al equipo de Sophie, así como al Ayuntamiento de Romangordo, municipio en el que se ubican los restos arqueológicos de la ciudad medieval de Majadat al-Balat.

Voluntarios trabajando en el yacimiento junto al río Tajo

Ruinas históricas en Romangordo

[cc_facebook_like]

En las cercanías de la Central de Almaraz, dentro del término municipal de Romangordo, se encuentra el yacimiento arqueológico conocido con el nombre árabe de Majadat al-Balat. Varios arqueólogos están trabajando para recuperar los restos de esta ciudad que entre el siglo X y el XII supuso un enclave estratégico en la vía de comunicación entre Toledo y Mérida. Irene Mirón, una de  las encargadas de sacar a la luz estas ruinas históricas, nos cuenta en qué consiste su trabajo:

¿Cómo surgió el proyecto?

Después de evaluar las posibilidades del yacimiento con prospecciones y diversos estudios, en el año 2009 se realizó la primera campaña arqueológica bajo la dirección de Sophie Gilotte (CSIC). Al finalizar esta campaña, constatamos la necesidad de ampliar y de continuar con las excavaciones. En 2011 se creó la Asociación Madinat Albalat con el fin de gestionar y dar a conocer los trabajos arqueológicos.

 

¿Quiénes participáis?

Dirigidos por la arqueóloga Sophie Gilotte, las excavaciones las realizamos un grupo de arqueólogos voluntarios procedentes de diversos puntos de la geografía española así como de Francia, Italia y Portugal.  Además, en cada excavación participan distintos estudiantes que acuden para completar su formación y arqueólogos especializados.

¿Cómo os financiáis?

Gracias al patrocinio de CNAT, del Ayuntamiento de Romangordo, del Parque Nacional de Monfragüe, de la Universidad de Lyon (Francia) a través del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) y también mediante la aportación económica de los socios de la Asociación.

¿Qué habéis conseguido en este tiempo?

 Este verano tendrá lugar la 4ª campaña. Hasta el momento, tenemos abiertos dos sondeos en la zona intramuros. El sondeo 1 lo forma una casa de grandes dimensiones todavía sin terminar de excavar, con distintas habitaciones, cocina, letrina y patio con aljibe. Adosada a la casa aparece una calle. El sondeo 2 está formado por distintas estancias de una casa y espacios todavía sin cerrar. En 2009 se excavaron los baños, situados extramuros y actualmente bajo las aguas del Tajo.

En estos años hemos conseguido tener una aproximación de cómo estaba constituido el núcleo urbano y la forma de vida de los habitantes de Albalat, pero todavía es pronto y es necesario continuar, ya que son numerosas las hipótesis que surgen en cada campaña. Además, es un terreno muy amplio y serán necesarias muchas más excavaciones.

¿Qué perspectiva de futuro tenéis?

Gracias a las ayudas que recibimos de los distintos organismos antes mencionados, podemos seguir planificando trabajos. Este verano la campaña tendrá mayor duración que otros años, algo más de dos meses, y contaremos con un grupo mayor de arqueólogos. Nuestro objetivo es sacar a la luz la mayor parte del yacimiento y convertirlo en un sitio de referencia, y a la vez fomentar el interés y el desarrollo de su entorno. En un futuro nos gustaría que se convirtiera en un lugar conservado y acondicionado para que sea visitable. También tenemos proyectada la idea de un centro de interpretación pero para eso se necesitan más campañas arqueológicas y continuar recibiendo financiación.